Cobran 40 pesos la hora: Asistentes terapéuticos denuncian persecución por denunciar falta de pago | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Cobran 40 pesos la hora: Asistentes terapéuticos denuncian persecución por denunciar falta de pago

Cobran 40 pesos la hora: Asistentes terapéuticos denuncian persecución por denunciar falta de pago

Asistentes terapéuticos que trabajan para la Provincia denuncian persecución laboral luego de exponer ante los medios su situación salarial, que incluye sueldos de 40 pesos la hora y falta de pago. “En ese momento salió la señora directora, Paola Pons- Directora General y de Políticas Sociales para Personas con Discapacidad-, y a las chicas a las que logró identificar me identificó a mí y me cambió de trabajo. Me sacaron del lugar en donde estaba y me mandaron a otro lado”, aseguró una de las trabajadoras que había realizado el reclamo y que, en esta ocasión, prefirió reservar su identidad.

“Nos dijeron que dejemos de hacer problemas, que el pago estaba liberado. No obstante, una compañera se comunicó con las personas de ATE- Asociación de Trabajadores del Estado-. En ese momento, el señor Víctor Chuquisaca- delegado gremial- nos acompañó a una reunión en el Grand Bourg junto con el señor Salim Mario, secretario de Gestión Administrativa del Ministerio de Salud de la Provincia- y la señora Paola Pons, donde ellos se comprometen a abonar nuestro subsidio del 1 al 10 a más tardar, y ver la posibilidad de un aumento porque nosotros planteamos que es muy poco lo que nos está pagando, que son 3588 pesos por 4 horas de servicios en las que nosotros trabajamos con personas con toda clase de discapacidad y muchas veces estas personas dependen de nosotros”, explicó la mujer quien indicó que, generalmente, atienden a dos pacientes para completar las 8 horas diarias.

Y agregó: “Quedaron en darnos una respuesta dentro de un mes de la posibilidad de aumento o de reducción de horas de trabajo, que creo que no es factible. Ellos lo que dicen es que nosotros no pertenecemos al Estado, que nuestro trabajo no va a ser reconocido porque la parte de Salud Pública no lo reconoce. Pero no sé hasta donde no lo reconoce porque ahora nos mandan a cobrar en el Grand Bourg, en la parte de Salud Pública”.

“No tenemos feriados y si nos enfermamos tenemos que buscar a una persona que nos reemplace y pagarle de nuestro bolsillo”, reclamó en tanto subrayó: “Los que trabajamos, generalmente somos personas dedicadas a esto porque nos gusta nuestro trabajo, nos acostumbramos con el paciente y nos sentimos bien realizando el trabajo, pero el problema es a la hora del pago. Ya van a ser dos meses que no nos pagan. Recién vamos a cobrar mayo, íbamos a cobrar el viernes de la semana pasada. Todas mis compañeras, inclusive yo, estamos con todas las cuentas. Nos cortan los servicios básicos, aumenta la canasta familiar, aumenta el colectivo, aumenta todo, y eso nonos alcanza”.

En la misma línea, señaló: “Cuando nosotras decidimos hacer el paro, mis compañeras la mayoría no apoya por miedo a ser cambiadas o a quedar sin trabajo, y es entendible porque muchas, inclusive yo, somos jefas de familia”. Además, contó cómo se las ingenia para llevar el día a día bajo esas condiciones: “Me ayuda mi familia y por la tarde estoy en otro trabajo, casi no estoy en casa, porque si no los impuestos y las cuentas no esperan”.

“Ellos nos deben esto y no hay manera de que nos paguen. Nos tienen desde la semana pasada, llamamos al Grand Bourg y nos atienden de muy mala manera. Somos más de 150 trabajadores, todos en las mismas condiciones. Estamos distribuidos en hogares, en casas de familia, o a veces tenemos que cubrir las cuatro horas en el hospital. A veces son cuatro colectivos diarios que tenemos que tomar para transportarnos a nuestro lugar de trabajo. Varios de mis compañeros ya dejaron y se fueron a trabajar a las obras sociales, donde sí le pueden cobrar un plus al paciente, pero nosotros no porque la persona es discapacitada y vive con lo mínimo, con una pensión de discapacidad de 4 mil pesos más o menos, y no podemos cobrarles un plus y dejarlos sin los medicamentos y sin comer”, continuó la trabajadora y dijo: “Nos soltaron la mano y estamos al aire, no tenemos a nadie que nos avale”.

Fuente: El Grito