Casas de Convivencia Privadas = Prostíbulos   | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Casas de Convivencia Privadas = Prostíbulos  

Casas de Convivencia Privadas = Prostíbulos  

La iniciativa es del concejal Alberto Castillo, del PRO, quien destacó que todos quieren zona roja, pero ninguno en su barrio. Lo presenta como opción y asegura que habrá mayor control

Lejos de acallarse, la situación de la prostitución callejera en la ciudad sigue generando distintas opciones. La intensa queja de vecinos de los lugares donde naturalmente se ha asentado la oferta de sexo callejero tiene en vilo a los concejales capitalinos que se debaten sobre la habilitación o no de una zona roja.

El concejal del PRO, Alberto Castillo, fundamentó su idea. “Hablar de zona roja es complicado porque todo el mundo quiere zona roja, pero no en su barrio. En Salta se encuentra derogada la ley de cabarets. Hay que entender que cuando uno habla de cabaret, habla como de un lugar de festejo, con estricto control. Yo hablo de una Zona de Convivencia Privada, para el ejercicio de una actividad privada. Con control, porque ahora esta actividad no tiene control de parte del estado provincial o municipal”, explicó.

Ante la consulta de si en ese caso no se estaría hablando de habilitación de prostíbulos, agregó: “No hablo de cabarets, que tienen una significación de espectáculo, sino de Casas de Convivencia Privada. Si se quiere, se los llama prostíbulos, pero con control del estado provincial, con un responsable, con seguridad y carnet sanitario”.

Cuando se habla de este tipo de locales, inmediatamente nos remitimos a la lucha de la madre de Marita Verón, quien en su investigación realizó un derrotero logrando que en muchos casos se liberara a mujeres víctimas de trata. A eso, el concejal Castillo refutó: “Esto se daba porque no había control del Estado. Cuando hablamos de trata en algún lugar es porque ahí no hay control, pero cuando se controla como propongo, no se tiene esta problemática”.

“Hablamos de lugares de Convivencia Privada, porque la provincia nos delegó a los concejales la creación de una zona de convivencia. No dijo un sector, un edificio, un campo, un lugar y está a cargo de los concejos municipales regular esto”, continuó el edil con su justificación.

Finalmente, acerca del grado de aceptación que podría tener su propuesta, teniendo en cuenta una sociedad conservadora con fuerte presencia de la iglesia, Alberto Castillo afirmó: “Si la habrá. Hablando con mis pares me dicen que les parece bien. No sé si me van a apoyar, pero por lo menos tengo la aceptación. Hablo del sentido común, nosotros tenemos que tratar de legislar cosas que puedan ser prácticas, no una normativa muy linda pero difícil de cumplir. Esto por lo menos es una salida hasta que se pueda hacer una planificación más general y podamos integrar a la gente con otros sistemas como el laboral”.

Fuente: Interactiva