Aprenda a comprender al PO | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Aprenda a comprender al PO

Aprenda a comprender al PO

adrian

Por Adrián Zigarán

 

Hace un tiempo leí por internet un artículo que se titulaba “Aprenda a comprender a un trosko” que me pareció muy interesante, y llegando a nuevos tiempos electorales, consideré oportuno realizar con él un artículo irtertextual para aplicarlo a la realidad de Salta.

El trosko (miembro o militante del PO) es un tipo especial en muchos sentidos. Sin lugar a dudas comparte rasgos comunes con la mayoría de los mortales, pero a poco de hablar nos vamos dando cuenta que vive en otra sintonía. Ni buena ni mala, no es nuestra intención juzgar su ideología ni su estilo de vida. Simplemente decimos que vive en otra sintonía, un poco amargada, para mi gusto.

El primer y más notable indicio de lo expuesto con anterioridad es el lenguaje que utiliza. Lo que para algún incauto sería “el jefe”; “un garca”; para un trosko es “la patronal” o “los explotadores”. A estas dos definiciones se le suman otras tantas como “burócratas”; “pequeño burgués”; “aventurerismo”; y una de nuestras favoritas, “bonapartista”. Esta última nos toca de cerca. No podríamos exponer acá todas las definiciones que plagan el lenguaje trosko porque son demasiadas, sencillamente los invitamos a leer cualquier ejemplar de La Prensa Obrera o La Verdad Obrera y verán cómo se abre una puerta a un universo de nuevas experiencias y epítetos clasistas.

Otra característica fundamental es su tendencia a la facciosidad. El trosko nunca puede estar de acuerdo con alguien por más que piense más o menos lo mismo. Si hiciera esto sería un traidor de clase y hasta tal vez se burocratizaría. Una organización troskista empeña la mitad de sus energías en chicanear y/o acusar de las peores traiciones a otras organizaciones troskistas, escribiendo páginas y páginas en las que pasan facturas sobre viejas agachadas en algún centro de estudiantes ya olvidado, o una asamblea de delegados remota. En esta empresa se luce con una capacidad de elaborar definiciones que sorprendería a Jorge Asís, utilizando expresiones como “prácticas centristas y pragmáticas”; o “agro-patronales pseudo-progresistas macartho-kirchneristas”. Son tan complejas en su elaboración que escapan a la comprensión del 90% de la humanidad, aunque por su sonoridad delatan una clara intención de ofender. Eso sí, con escaso interés del 95% de los mortales.

También se podría resaltar un fuerte maniqueísmo en sus lecturas, siendo el trosko totalmente incapaz de percibir grados entre Blanco y Negro. De un lado están los Pulpos Capitalistas y del otro está el Frente Clasista. Nada más. Claro, el trosko es un luchador muy solitario y sólo se considera a sí mismo dentro del Frente Clasista, mientras que del lado de los Pulpos Capitalistas se encuentra la derecha; la centro derecha; el centro; la centro-izquierda; la izquierda no troskista; la izquierda troskista ajena a su propio espacio y hasta sus propios padres. Para ellos es lo mismo Urtubey, Romero, Biella, Olmedo, Zottos, Isa, Leavy, Alvaro Ulloa o Zigarán.

Bajo esta lógica maniquea sería lo mismo votar a un gobierno liberal que recorte el gasto público y privatice todo, a votar a un gobierno más o menos progresista que mantenga ciertos niveles de inversión pública y trate de levantar alguna reivindicación obrera. Este último incluso caería bajo la categoría de “bonapartista” antes expuesta y recibiría un repudio aún mayor que el gobierno liberal, ya que en el evangelio troskista de “mientras peor mejor” una mejora en las condiciones materiales de la clase trabajadora resultaría más lesiva para el avance de la revolución socialista.

La Asamblea. Un rasgo tal vez menor pero que a los autores les llama mucho la atención es la fascinación cuasi-fetichista que el trosko tiene por la “Asamblea”. La Asamblea es el órgano supremo de soberanía popular, instrumento de propiedades milagrosas capaz de solucionar todo tipo de conflicto. Si hay algún inconveniente político, se vota en asamblea. Si el problema es filosófico, perfectamente lo puede definir la asamblea. Asamblea de delegados; asamblea de estudiantes; asamblea de pasajeros de la unidad 42 de la línea 1”A” o asamblea de consorcio, funciona como una máquina en la que se introducen los problemas, se define un “Plan de Lucha”, se vota, se elabora un documento consensuado y santo remedio. Si la asamblea no sigue la línea introducida por el partido o es copada por otro, entonces se boicotea la misma y se quiebra, para armar una asamblea disidente con igual carácter soberano. Algo de  eso  ocurrió  en la  última huelga docente donde se vio a un trosko apagar el sonido y a otro correr con el libro de Actas.

A través de la Asamblea se puede dirigir legítimamente cualquier tipo de actividad, desde una panadería comunitaria hasta una fábrica recuperada de reactores nucleares, una aerolínea comercial o ponerle el supositorio a la abuela. Lo importante es siempre lo que definan las bases (y de paso, que se siga la línea partidaria). Eso sí, encabezada por Del Plá, Foffani o algún heredero de la PYME PO.

Finalmente, y acá por ahí nos ponemos un poco críticos, resaltamos el triunfalismo que destilan sus comunicados. Siempre anda todo mal, la crisis asoma; las suspensiones y despidos son un hecho y los pulpos capitalistas se están quedando siempre con todo. Pero eso no importa, porque bajo la lógica de “mientras peor mejor”, cada derrota del pueblo trabajador es en realidad un triunfo a futuro y cada retroceso en la lucha de clases es en realidad un paso adelante hacia la inminente revolución social.

Si nos regimos por el Materialismo Dialéctico, es un poco desatinado manejarse en esta lógica lineal en la que cada hecho que acontece y cada momento histórico nos aproximamos más y más a una inminente revolución socialista que llegará a nosotros como si fuera el día del Juicio Final. Esto sería más propio de la religión que del socialismo científico.

Esto no impide a los agentes de propaganda revolucionaria armar tapas con leyendas del  tipo CAE WALL STREET: SE  VIENE ABAJO EL IMPERIO, SUSANA GIMÉNEZ  PIDE PENA DE MUERTE: LAS PATRONALES TEMEN POR SU PROPIEDAD  O RAMOS SE QUEDA CON TODO, ADP O MUERTE, URTUBEY Y SUS NEGOCIADOS Y NO HAY BLACK FRIDAY PARA LA CLASE TRABAJADORA: SE PONEN DE RELIEVE LAS CONTRADICCIONES DEL NACIONALISMO BURGUÉS. Este artículo que excedió lo que tenía en mente el autor, viene a colación de algo que leí esta mañana en la Prensa Obrera. El mismísimo Jorge Altamira – gurú del Partido Obrero – que llamativamente no se llama Jorge Altamira si no José Saúl Wermus, nos dice en su editorial: “La lucha (nos referimos a la socialista) es siempre una lucha contra el poder. No es una lucha entre entelequias”.

En mi barrio cuando hablamos de El Poder, estamos hablando nada más ni nada menos que de una entelequia ya que nos veríamos en grandes problemas para dar una definición inequívoca y precisa de lo que Altamira llama El Poder.

Además, es admisible hablar de El Poder en una canción de rock adolescente como el de La Bersuit, pero no se puede tolerar que un teórico revolucionario (uno de los más grandes teóricos marxistas del  barrio de Almagro) nos hable de El Poder como un cuco y encima en la siguiente oración se contradiga de esa manera. Para  finalizar, sería  bueno recordar que el PO actúa como lo peor que denuncia…. por ejemplo, los gremios…. es sabido que en el PO, NUNCA HICIERON UNA ELECCION INTERNA CON VOTACION DE SUS AFILIADOS… recordemos que todo lo resuelven con la asamblea… es decir, Poder eterno para Claudio del Plá.

Otro jueguito maquiavélico es el que despliegan Del Plá con su señora esposa y miembro del partido, quienes se alternan cargos electivos para que nunca falta el ingreso a la casa…. es decir, si Del Plá va de candidato a Gobernador, aún teniendo dos años por delante del cargo de diputado, su señora, Cristina Foffani, ira o de diputada o de concejal casi con una precisión de reloj atómico. Recordemos que Pablo López como Gabriela Cerrano, que irán como candidatos a intendente y a vice gobernadora, también les resta por cumplir dos años de mandato, por lo que el PO se presta a “estafar” a la ciudadanía, haciendo entrar a suplentes en caso de que alguno logre ingresar  en el 2015.

En definitiva, tienen tantas posibilidades de llegar al PODER, del que tanto reniegan, como que la ardilla de la ERA DE HIELO se coma la bellota. Sería bueno que en estas elecciones PASO, practiquen un poco de DEMOCRACIA y elijan a sus candidatos de otra manera que no sea al DEDO a que nos tienen acostumbrados.

Etiquetas