Alberto Fernández ganó en primera vuelta | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Alberto Fernández ganó en primera vuelta

Alberto Fernández ganó en primera vuelta

El candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, y su compañera de fórmula Cristina Fernández de Kirchner ganaron las elecciones presidenciales 2019 en primera vuelta con el 47% de los votos, según el escrutinio provisorio.

La dupla Mauricio Macri y Miguel Ángel Pichetto obtuvo poco más del 40% y no les alcanzó para forzar un balotaje, aunque Juntos por el Cambio repuntó unos 8% respecto de las PASO, al subir de 8,1 millones de sufragios a 10 millones. El FdT repitió la misma elección.

“Quiero felicitar al presidente electo, hablé con él y lo invité a desayunar a la Casa Rosada para tener una transición ordenada, porque lo principal es llevar tranquilidad a todos los argentinos”, dijo Macri al reconocer la derrota en el búnker del oficialismo en Costa Salguero. “Vamos a seguir trabajando por los argentinos ejerciendo una oposición sana”, prometió desde el escenario.

Los Fernández asumirán un país polarizado, con una economía en crisis. La senadora regresa al poder desde la Vicepresidencia, luego de dos períodos como Jefa de Estado. Alberto logró unificar a diversos sectores de la oposición para alcanzar el triunfo, pero no tendrá mayoría en el Congreso. Ahora, se comienzan a definir los nombres del futuro gabinete nacional.

Los otros candidatos presidenciales tuvieron magras performance y no pudieron romper la polaridad entre los dos principales postulantes. Roberto Lavagna (Consenso Federal) sacó 6,17%; Nicolás Del Caño (FIT) un 2,13%; Juan José Gómez Centurión (NOS) 1,71% y José Luis Espert (Despertar) un 1,47%.

Los votos afirmativos superaron los 23,2 millones. Los blancos, que no son tomados en cuenta en las elecciones generales, sumaron unos 325.000 (1,36%), mientras que los nulos fueron poco más de 200.000 (0,88%), mientras que los recurridos alcanzaron los 26.000 (0,11%).

Pasadas las 22 se vivieron momentos de alegría y festejos en el búnker del FdT, ubicado en el barrio porteño de Chacarita.

En la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof se impuso a María Eugenia Vidal por más de 13 puntos porcentuales: 52% versus 38,6%. “Gracias a todos los que hacen que Juntos por el Cambio hoy siga siendo una alternativa”, dijo la gobernadora saliente. “En los próximos días esperamos empezar una transición democrática como corresponde”, agregó.

En la Ciudad, el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta eludió el balotaje al sacar un histórico 55% frente a un 35% de Matías Lammens. Es la primera vez que en la Capital Federal un mandatario gana en primera vuelta. “Gracias a los vecinos que hoy nos acompañaron con el voto y nos da una energía enorme y gracias también a los que no nos votaron que nos dan un mensaje de que siempre podemos mejorar”, afirmó Larreta. Lejos, con 5,4% quedó Matías Tombolini, de Consenso Federal.

Un alto nivel de participación en las elecciones 2019

A pesar de las denuncias de robo de boletas y otras irregularidades menores, la elección se desarrolló con normalidad en todo el país. La Cámara Nacional Electoral informó un alto nivel de participación, que calculó en 81%, similar a las generales de 2015.

Por orden de la jueza electoral María Romilda Servini los primeros resultados se divulgaron una vez que fue escrutado al menos 10% de los votos de la Ciudad, la provincia de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba.

En las PASO Alberto y Cristina obtuvieron unos 12,2 millones de votos (47,8%) frente a los 8,1 millones (31,8%) de Macri y el senador Miguel Ángel Pichetto.

El próximo Gobierno deberá afrontar una economía en crisis

Desde el 12 de agosto las reservas brutas cayeron casi más u$s22.000 millones; el Banco Central desembolsó unos u$s7.500 millones para intentar controlar al dólar, que el viernes llegó a $65; se acumuló una inflación de más del 10% en tres meses (más de 50% anual) y el PBI cayó el 3,5%.

La futura administración también deberá afrontar los compromisos de la deuda, con una inevitable renegociación del acuerdo con el FMI y los acreedores privados. A esta herencia se suman elevados niveles de pobreza e indigencia, una alta tasa de desempleo y una fuerte recesión. Todo un desafío para el ganador de los comicios.