Agua contaminada en Tartagal y desnutrición en Santa Victoria Este | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Agua contaminada en Tartagal y desnutrición en Santa Victoria Este

Agua contaminada en Tartagal y desnutrición en Santa Victoria Este

Desde hace semanas, pobladores de Tartagal denuncian casos de diarrea por la presencia de una bacteria en el agua. Por tal motivo, el tema fue expuesto en la Cámara Baja por la diputada Gabriela Martinich, quien requirió respuestas de la empresa prestadora del servicio. En tanto, desde Aguas del Norte respondieron que la legisladora estaba mal informada sobre la temática y que los trabajos se vienen realizando de manera eficiente.

En ese marco, Rafael Bruno, periodista de la localidad, aseguró que los casos se siguen registrando y que la respuesta de la empresa no dejó conforme a nadie.

Además cuestionó: “Nos enteramos que no forman parte del protocolo los controles a la planta purificadora”.

Y enfatizó: “El Hospital ya dio el alerta porque se registraron muchos más casos y no vimos una reacción del Ministerio de Salud”.

Desnutrición en Santa Victoria Este

La muerte de dos niños wichis por desnutrición puso de manifiesto una vez más la precariedad del sistema de salud y la falta de obras en la provincia. Contrariamente a lo que se sostiene desde el gobierno provincial, Bruno sostiene que el hospital de la zona “está sin médicos, ni medicamentos, ni ambulancia”. “Ni hablar de los puestos sanitarios”, agregó.

En tanto, desde los ministerios encargados de la temática (Salud, Primera Infancia, Derechos Humanos) sacaron a relucir – a modo de defensa, para mostrar que ‘algo’ están haciendo a pesar de ser superados por la realidad – la entrega de bolsones alimentarios para las comunidades. Pues bien, según el periodista, los mismos solo contienen “arvejas, harina para hacer pre pizza y flan en polvo”.

Estas dos nuevas muertes no solo refirman la precariedad estatal en cuestiones sanitarias, alimentarias y estructurales (redes de agua y cloacas), sino que ponen sobre el tapete la salvaje explotación laboral a la que son sometidas familias originarias enteras, algo denunciado en reiteradas oportunidades que tuvo nula respuesta por parte del Ejecutivo provincial. Es que, en Salta (y en el país), la apropiación de tierras para el uso privado cuenta con la anuencia del Estado y, obviamente, las consecuencias están a la vista.

Fuente: “Todas las voces todas” – FM Noticias 88.1 Mhz.